Te me escapas.

Y dime tú
que hago yo ahora
si te me escapas
entre las horas,
si se acelera mi pulso
y llega a deshora,
si me culpas siempre
cuando no soy yo
la malhechora.

Y dame tú
la enhorabuena
por esperar
tanto tiempo
una disculpa
que anule el resto,
piensa que igual
me lo merezco
por aguantar sola
y estar sufriendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario