Colar el aire entre los dedos.

En su pelo enredado olvidó
como colar el aire entre los dedos
que junto al roce de su voz
secaban el llanto amargo
acariciando mis ojos negros.

El amor se deshizo rápido
cuando la prisa interrumpió
un pasional juego de dos
que tanto había costado
construir amansando a las fieras.

Atentamente me dijo adiós
antes de acabar con todo
firmando al pie de página
como señal de redención.
Algo que sirvió para sellar
todos los besos compartidos
y callar ambos corazones
en un abrir y cerrar de hojas.

Busqué receta para lograr
como dejar que la brisa
no diera a torcer la curva
que dibujaba mi sonrisa,
pero supe que yo también
habia olvidado como
colar el aire entre los dedos
para sanar las posibles heridas
y borrar las huellas del querer.

El amor me había llevado
hasta una red electrizante
donde ahora existían límites
impuestos para no pasar,
un lugar con entrada prohibida
para el olvido y compañía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario