Por un momento.

Se escondía el Sol
sin nadie alrededor,
y no tenia ni frío ni sueño
estando a tu lado.
Era el lugar perfecto
a pocos metros del mar,
entre arenas movedizas
y con el cielo a punto
para poderlo tocar.

Cerré los ojos,
puse la mente en blanco
y me dejé llevar,
hasta que imaginando
me topé con tu sonrisa
que me invitaba
a la acción sin esperar.

Desperté,
y por un momento pensé
que todo podría suceder.

Y ocurrió,
Como un sueño.
Como una historia de cuento
que sin tener un final feliz
con la magia convierte
un instante en eterno.

Aunque me equivoqué
sé que fui capaz
de creer saberlo todo,
y no me arrepiento.
Porque no hay ser humano
que no cometa errores,
ni existe rectificación
que no exija retroceder.

Estoy dispuesta a repetir
porque prefiero ser fiel
antes que parecer cruel.
Y siendo cierto lo que dicen
que perderse es encontrarse,
si hace falta
estoy dispuesta a perderme
entre una y mil veces
en cada esquina de tu piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario