Caminante, son tus huellas

No sé si a ti te ocurre
pero yo,
cuando llego a un sitio,
siempre está ocupado.
No me gusta esperar
ni estar en una lista
aparentemente eterna
sin turno asignado.

Estar esperando de pie
sin saber qué hacer
ni adónde ir,
como quién está perdido
en un laberinto
sin una dirección
concreta que tomar,
es la misma sensación
que uno tiene
al sentir
que no es de nadie,
que no forma parte de nada.

Pronto seré experta
en arrepentirme de aquello
que no hice en su momento
y que seguramente
sigo pensando
que no voy a hacer.
O como mínimo,
en arrepentirme de algo
cuando no hay vuelta atrás.

-Qué quieres que te diga,
no es fácil aleccionar
a un pobre corazón-

A veces solo soy capaz
de sentirme culpable
por estar esperando,
pero no hay día
en que no intente
desalojar un espacio
para dejar huella
y que quede algo de mí.

Si algo tengo claro
es que no importa
si sólo soy dueña
de mis pensamientos,
o si ando solitaria
en el camino de la vida.
No voy a parar nunca
de amenizar
el tiempo de espera
para encontrar
a corto o largo plazo
lo que me pertenece.

"CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR"

No hay comentarios:

Publicar un comentario