More than words.

No es lo mismo
una palabra entonada
que si está escrita en un papel.
Igual que no es lo mismo
un chillido que un susurro
ni contagiar alegría
mediante la voz
que quebrarla en llanto.

Las letras son siempre iguales
y no van a cambiar
estés cubierto de lágrimas
o riendo a carcajada limpia.
Yo prefiero las palabras,
dichas, no escritas.

Una misma palabra
puede contener dolor
o altas dosis de placer,
pero todas ellas calman,
si salen de tu boca.

Tú eres mi palabra,
y siempre lo serás.

Desde que te conocí
supe que tenias
esa capacidad
de hacerme temblar
con tu tono de voz
y de derretirme
con un dulce suspiro.

Cuando nos escribíamos
parecía que a nadie
le iba a importar
pero en cambio,
al alzar la voz,
los pájaros callaban,
las paredes retumbaban
y el planeta entero
se movía con cada frase
y se arrancaba
a aplaudir silenciosamente
-por no hablar de gemidos.-

Desde que te fuiste
siento que no te tengo
y tus palabras
me hacen falta
como las plantas
que precisan del Sol.

Ahora el mundo
está en silencio
desde que el mío
desvaneció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario