Eres tú

Eres tú quien se encarga
de que mi mente
no se quede atrapada,
de que mi corazón
tenga un fuerte
y a la vez dulce latir.


Eres tú la persona

que se esconde
en cualquier rincón
y que yo trato de encontrar
buscando en cada esquina,
aunque cuando crea
que te tengo cerca,
huyas,
y no haya rastro de ti.

Es tu mirada
la que brilla más que la luna
y tu sonrisa
la culpable de mi felicidad,
así como son tus lágrimas
las que inundan mi alma
cuando sé que,
de algún modo,
estás sufriendo.


Son tus manos

las que quisiera coger,
es tu piel la que desearía sentir
justo al caer la noche,
para poder así despertar a tu lado
y aliviarme del frío
y de la soledad.

Eres tú quien quiero tener,
no me importa si es pronto,
prefiero perder la noción del tiempo
antes que ir contando las horas
y sentarme a esperar.


Demasiado tiempo llevo soñándote

e incluso pensándote
hasta en momentos inadecuados.
Sé que eso es porque la nostalgia
pasó a recogerme en la puerta
y me acompaña en este viaje
donde la meta eres tú. 


Porque eres tú

la persona
a quien escribo estas líneas,
y no sé si te conozco bien.
Pero si hay algo
que me convence,
es que lograré hacerlo.


Conoceré cada uno

de los lunares de tu espalda
hasta sumergirme
en los recovecos de tu corazón.
Y para ello te repetiré
las veces que haga falta
que eres tú la pieza clave
para completar
mi rompecabezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario